Steve Jobs

Que Steve Jobs se ha convertido ya en una de las personas más famosas de la historia de la humanidad es algo indiscutible. Este hombre cambió la industria de la música con el iPod, la de los ordenadores personales con el Mac, la del cine de animación con Pixar y la de la telefonía móvil con el iPhone. Ante una persona así poco me atrevo a opinar. Además ahora hay biografía autorizada que os podéis comprar.

Como me parecía raro no escribir nada sobre Jobs, creo que lo suyo es que comente mi experiencia de usuario con productos Apple. En todos los casos, tengo que decir que los cacharros de Jobs jamás me han decepcionado y pienso que han marcado el rumbo a seguir por todos sus competidores.

En mi caso, el primer apple con el que lidié no fué para mí. Fué para mis padres. En casa tenían un PC clónico que me obligó a hacer de soporte técnico como hobby en mi tiempo libre. Un día era un virus, otro los primos que habían instalado algo y no funcionaba nada, otro que algo se fundía... un desastre. Por lo que, escuchando las bondades de los ordenadores Apple y no atreviéndome a ponerles a mis padres un Linux, les convencí para que se compraran un Mac Mini. Esto era por allá en el 2003. Todavía lo tienen. Jamás me ha dado un problema de virus. No he tenido que reinstalar ni una sola vez el sistema operativo y lo que es más sorprendente, es que cosas que jamás pensé que mis padres pudieran hacer, pues allí los tienes con sus fotos, con sus mails y con su internet.

Si hay algo que nadie pueda discutir, es la sencillez de manejo del sistema operativo OSX de Apple y lo completo que resulta de partida con todas las apliaciones que lleva para fotografía, música, producción musical, producción audiovisual... no hay ningún PC con Windows que de entrada te de tanto como el OSX.

Pues animado por la experiencia de mis padres, me agencié yo mismo con un Mac Mini que a la postre, ha sido el mejor PC que he tenido nunca. No me ha dado ningún problema hasta la fecha, por fin tengo las fotos ordenadas y no digamos la música. Poder tener toda mi colección de CD's en un disco duro es algo realmente ventajoso y como centro multimedia, que es el uso que le doy ahora, al lado de la tele, no os quiero ni contar.

Por tanto, yo que soy tan amigo de las cosas fáciles y fan de la usabilidad de los cajeros automáticos, no puedo más que quitarme el sombrero ante la facilidad de uso y manejo de un Mac.

Pero no acaba aquí la cosa, porque hace un año me agencié con un iPhone y esto sí que es otra historia. Comentaba con un amigo el otro día que no ha habido gadget informático que me haya resultado tan provechoso y útil como el teléfono de Apple. El gadget definitivo: Cámara de fotos, correo, redes sociales, navegador web, teléfono.... el mundo en tu mano. Y nuevamente, me quedé sorprendido por lo fácil que es usar un iPhone. Nunca he sido demasiado esclavo de las marcas (de hecho, estoy escribiendo este post desde un PC con Linux), pero realmente me costaría cambiar de teléfono ahora mismo por lo fácil que hace las cosas el iPhone.

Steve Jobs

Por tanto, puedo decir que lo más importante que creo nos ha dejado Steve Jobs es el cuidado por el usuario. No se trata sólo de tener un aparato que haga una función, se trata de tener un aparato que sea bonito, tremendamente fácil de usar y que en definitiva, esté pensado para ofrecer una solución lo más humana posible. Me quedo por tanto, en la idea de que lo que hacía su empresa era pensar en la felicidad de sus usuarios y en sorprenderles con cada nuevo producto Apple que aparecía. Parece absurdo que una empresa se dedique a buscar la felicidad ajena a través de sus productos y eso creo que ha sido la gran diferencia de Apple con la competencia. Ha conseguido ser, más que una empresa, un grupo de rock con millones de seguidores que eran capaces de hacer cola una noche entera para comprar la nueva obra de arte de esa banda de genios pirados.

Por todo ello, mi reconocimiento a Steve Jobs. Ojalá lo que él ha hecho por la electrónica de consumo lo podamos ver en campos como la medicina o el desarrollo social.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

code