He was not dead, he was studying

Hola de nuevo. Después de la friolera de 2 meses de no poner ni una mísera linea, ni una cita, ni siquiera un post "regulero" como los que tiene de tanto en tanto ikusuki, vuelvo a las teclas otra vez. Y no es que a uno no le vayan pasando cosas que contar, es que a veces hay tantas a la vez que si ya cuesta ordenarlas en la cabeza, imagínate ponerlas por escrito.

De todos modos, es lo bueno que tiene escribir en un blog que lee tan poca gente, que no tengo quejas excepto de algún colega que de tanto en tanto me dice... "oye, que tienes abandonado lo de internet".

Pues bueno, el motivo de este abandono temporal ha sido por varios tamas, pero yo creo que el más importante es que he vuelto a estudiar. Pues sí, a mis 36 añitos, con una carrera técnica, otra superior y un MBA ahora resulta que me pongo otra vez con los libros y los problemas. Lo cierto es que volver a las aulas, aunque esta vez sean mayormente virtuales, fué una decisión de vaso medio vacío o medio lleno. Si os dijeran que con tres asignaturas más y un proyecto final de carrera os dan una titulación más, ¿lo haríais?. De momento, a todos los amigos a los que se lo he contado me han dicho que estoy loco, que para qué... que no es por estudiar, que muchos lo siguen haciendo; es por las maneras.

Y las maneras de las aulas se me habían a mí olvidado un poco: las calculadoras científicas, los problemas de teletráfico, las antenas, las redes de banda ancha... en fin, que las sensaciones que tengo ahora al volver a estar matriculado en la "Uni" (usando argot veinteañero) no son nuevas, son ya conocidas y lo cierto es que me hace gracia volverlas a recordar.

En este pequeño periplo de telecomunicaciones estoy valorando las cosas que en su día conseguí y que a veces ni siquiera tenemos tiempo de echar la vista atrás para valorar el camino que hemos recorrido. También me ha servido para valorar el esfuerzo que hicieron mis padres al mandar a su hijo a estudiar a Barcelona. La manutención no se pagaba sola y a mí, pagar los créditos ya me ha hecho levantar las cejas.

Lo que no os voy a negar es que para tirar esto adelante, hay que echarle horas y ponerse otra vez la gorra de estudiante. Pero os puedo asegurar que el hábito se vuelve a coger, y aunque el trabajo no te deje mucho tiempo, de momento no me estoy arrepintiendo de haber empezado esta pequeña odisea.

Pero quien está de verdad contenta es mi calculadora HP-48GX que la pobre, como armas que ha colgado un sheriff del oeste retirado, se pensaba que iba a ser presa del polvo eterno. Pues no, el sheriff ha vuelto a impartir su justicia numérica y la pantalla monocromo vuelve a brillar más que nunca.

Back To School

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

code