Una de cerámica japonesa (tooki)

Pues se acabó. Durante cinco semanas he podido asistir a un fantástico curso de cerámica japonesa en el Centre Cívic del Poble Sec a cargo de la sensei Misako Homma. Aunque haya sido una introducción, ha sido muy interesante ver que no todo es arcilla roja en el mundo, sinó que de arcillas, las hay como los colores; de muchas texturas y tonalidades diferentes.

El curso consistía en crear un cuenco, un plato y un jarrón para poder tener los elementos básicos para la ceremonia del té (que hicimos el último día con nuestras propias creaciones).

La verdad es que me lo he pasado muy bien y aunque el primer día me frustré un poco con el primer trabajo, después ya cogí más soltura con los otros dos.

El proceso de pintado y esmaltado de la cerámica también fue muy divertido, porque parece que no, pero pintar la cerámica cuesta lo suyo (sobre todo si quieres dibujar algo más complicado que las formas geométricas). Por supuesto, al finalizar el curso, te llevabas tus creaciones a casa. En mi caso, no me extraña... ¡Porque me hubiera costado muuuucho venderlas! 😉

Tan sólo dar las gracias a Misako Homma y os animo a visitar su taller en el Poble Sec para que veáis la cerámica tan bonita que tiene.

Y por supuesto, alguna foto:

Mi cuenco, mi plato y mi jarrón
Cerámica Japonesa

Cerámica Japonesa

Obra de un compañero de curso
Cerámica Japonesa

Misako como excelente anfitriona de la ceremonia del té
Cerámica Japonesa

Un cuenco con té verde
Cerámica Japonesa

Para acabar, sólo comentaros que la ceremonia del té se popularizó en Japón a partir del siglo XVI y que es un acto que puede ser extremadamente ritual, pero también de relación social a nivel de amigos y familia y donde cada movimiento para preparar el té es digno de admirar. Para disfrutarlo de verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

code