Ibiza disco thematic park

Normalmente, cuando hablo de Eivissa, suelo hacerlo reivindicando cosas que poco tienen que ver con la imagen de marketing que nos han endosado de "disco fiesta marcha playa sex drugs". No obstante, hay cosas que como visitante ya esporádico de la isla, me llaman la atención.

Que se nos conozca mundialmente por las fiestas que montan las discos de la isla, vale. Pero que empapelen la isla con carteles, tiendas, stans que no sean de otra cosa que Amnesia-Privilege-Pachá-Space es otra diferente.

Estos dias de verano que he pasado por allí he tenido la mala idea de fijarme en el número de impactos visuales generados por el cluster discotequero.

No digo que no las discotecas no tengan derecho a hacer publicidad, pero es que llega un momento en que la cosa satura un poco. Porque al final, parece que te quieran crear la sensación de que si vas a Ibiza y no te metes en una macro, es que no eres normal. Si no, juzgad:

Ibiza Disco

Ibiza Disco

Ibiza Disco

Ibiza Disco

Ibiza Disco

Ibiza Disco

Y no sólo es el tema de las vallas (que no tuve la paciencia de contar el número de ellas, pero que sería interesante saber cuantas existen dedicadas a este fin), sino que es también la llegada al aeropuerto (nada más llegar), las tiendas en la ciudad, los chiringuitos en la playa, y los desfiles de las comparsas en el puerto.

Nada más aterrizar
Ibiza Disco

La imagen que me he llevado es que Eivissa cada vez lo tiene más crudo para distanciarse del turismo de discotecas, porque la marca "Ibiza Disco" es lo que posiciona a la isla en el mundo en estos momentos. Y esto, ¿Nos aleja del "turismo de calidad" tan pregonado por las instancias gubernamentales?. Pues no lo sé, pero sinceramente, ya no sé qué significa lo de "turismo de calidad". ¿Es un turista de calidad alguien que va cada día a la disco pero que desayuna, come y cena fuera? ¿Es un turista de calidad alguien que quiere jugar al golf pero se queda en un resort? Lo que está claro es lo que NO es turismo de calidad, y es el turista que viene con un paquete de viaje de dos días tirado de precio, con entrada incluída para cualquier macro, que pasa estos dos días a base de bolsas de patatas fritas y que se piensa que la ley que impera en la isla es la ley de la selva. ¿En qué medida pueden contribuir las discotecas a atraer un tipo de turismo u otro? Pues yo creo que mucho, pero no sé si a ellos les da igual lo que haga la gente fuera de la disco mientras cada noche tengan lleno absoluto y la gente haya pagado su entrada.

Tampoco es que quiera cargar contra las discos porque sí y no me meto en cómo la gente quiera pasar sus vacaciones, pero probablemente las discos tendrían que devolver algo de lo que la isla les ha dado.

Porque del tema de carreteras, tan reclamadas en el mundo anglosajón pero que a los ibicencos de toda la vida poco les preguntaron, ya están listas, finitas. Jamás fué tan fácil llegar desde el aeropuerto a Pachá, Privilege o Amnesia. Cada una con su rotondita y sus semaforitos. Por otro lado, la isla consigue transformarse cada verano para absorber un volumen de gente que multiplica por diez su población. Perfecto para las discos, pues al ser locales grandes, cuanta más gente, mejor. Y a eso me refiero, a que las discos queda claro que se benefician de la isla (sus playas, su localización, su clima, sus infraestructuras...) y como embajadores que son ahora, ¿qué tal un poco de responsabilidad social corporativa?

Tienda de la fiesta "F$%& me I'm famous"
Ibiza Disco

Tienda de la fiesta "Supermartxé"
Ibiza Disco

Resumiendo, que creo que cada vez me va a costar más ir por la isla sin ver algo que te recuerde donde estás realmente: en Ibiza disco thematic park.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

code