SGAE

Es tal el revuelo que ha producido durante estos últimos tiempos el enfrentamiento entre las sociedades de derechos de autor y los consumidores a raíz del escenario digital en que vivimos, que se me hace difícil no poner un post sobre este tema, así que allá voy y perdón por el rollo.

Entiendo que las sociedades de derechos de autor (SDA), tienen como principal misión recaudar y repartir el importe monetario recaudado de la explotación de las obras de sus socios. En definitiva, son sociedades de recaudación de impuestos de carácter privado. Supongamos que yo soy un autor y me hago superfamoso, vendiendo millones de discos en todo el mundo. Yo, como autor y por voluntad propia, decido NO adscribirme a ninguna SDA. ¿Significa esto que las SDA tendrían derecho a recaudar dinero por la ¿explotación de mi obra? ¿Puede un autor impedir que una SDA recaude derechos por sus obras? Estas dos preguntas son importantes para entender el funcionamiento de estas sociedades, porque hay que evaluar si defiende al autor o sólo a su obra y en su nombre. Y la respuesta es que las SDA hablan en nombre de TODOS los autores, por lo que aunque reniegues de tus derechos de autor, pues la SDA cobrará por la explotación de ellos, quieras o no. De hecho, quien realmente protege al autor y su obra legalmente es el Registro de la Propiedad Intelectual, no la SDA. Otro dato curioso es que en la SGAE no tienen derecho a voto en su asamblea todos sus socios autores, sinó aproximadamente un 5% de los mismos, que mira por donde, són también los que más ingresos generan.

John Lennon

Respecto a los ingresos que generan, sabemos que las SDA no recaudan sólo por los CD's o DVD's vendidos, sino que también recaudan a bares, hoteles y compañías de transporte que exploten contenidos de autores, conciertos, bandas de música, bodas y cualquier evento PÚBLICO donde suene o se reproduzca algún tipo de contenido artístico. Entonces, ¿por qué no se obliga a las SDAs a publicar una memoria detallada de qué recaudan, a quién recaudan y por concepto de qué recaudan?

Sin duda el tema estrella actual cuando hablamos de las SDA es la piratería. Es curioso que sea la piratería el blanco actual de las SDA, porque desde mi punto de vista, la pirateria más que una AMENAZA puede convertirse en una OPORTUNIDAD DE NEGOCIO. Y me voy a explicar:

Lo de la oportunidad de negocio viene a cuento de pensar que de una amenaza se puede sacar provecho. Supongamos que soy una SDA y veo cómo el fenómeno de la piratería, QUE SIEMPRE HA EXISTIDO y de manera TOLERADA por todos los gobiernos (recordemos que hubo un tiempo que existían radiocassettes de DOBLE pletina) empieza a tener un impacto social importante. Por lo tanto, y sin tan siquiera cuantificar las pérdidas que producen para los autores españoles, (porque habría que ver también qué porcentaje de CD's y DVD's pirateados son de autores españoles) me dedico a crear una alarma social sobre el tema hasta que exijo, en compensación por estas pérdidas, poder establecer un CANON sobre los nuevos soportes de reproducción digital. Tengo que decir que no me parece mal que exista un canon sobre este tipo de soportes... pero sí me parece mal que no se aclare para nada el por qué del precio de este canon. Por lo tanto, como SDA acabo de crear una situación de balanza comercial que enfrenta a las pérdidas ocasionadas por CD's y DVD's pirateados contra unas ganancias ocasionadas por éste nuevo canon digital. Estoy convencido de que a dia de hoy esta balanza es positiva, y de hecho, que genera unos beneficios que en su vida las SDAs iban a pensar que recaudarían. Por esto, sería interesante saber si las SDAs antaño cobraban cánones sobre las cintas de cassette, sobre los radiocassettes de doble pletina y a otros soportes y cuánto recaudaban por ello. En ningún caso, para compensar esta pérdida, se ha propuesto rebajar el precio de los CD's o DVD's nuevos, que es lo que pasaría en cualquier economía de mercado liberalizada.

pirateador legal

Es muy importante también distinguir entre piratería y el hecho de compartir material artístico. Equiparar a los pobres manteros que venden como pueden sus discos piratas con los internautas que se bajan música son dos cosas muy diferentes. ¿Y por qué es tan diferente? Pues porque en un caso existe una transacción económica no legal y en el otro, no. Y esto, desde mi punto de vista, es fundamental. Cuando viene un pobre hombre a ofrecerte dentro de una mochila un monton de discos pirateados, te planteas siempre el dilema de si haces un favor a alguien cayendo en la tentación. En mi caso puedo decir que nunca he comprado material pirateado, porque me niego a pagar un producto que si quisiera, me lo hago mejor en casa y por otro lado, y el más importante, porque no sé si ese dinero va a parar al pobre hombre o va a parar a una mafia que lo está usando sólo como vendedor.

El otro lado es el de las descargas por internet. Aquí se plantea un serio debate, que desde mi punto de vista, la ley debería siempre estar del lado del ciudadano ya que la descarga de música por internet no implica transacción comercial alguna. Por lo tanto, al no haber una transacción comercial, ¿cómo puedo evaluar las pérdidas que supone para la industria? No se puede. Porque hay que tener en cuenta que los motivos por los que la gente se descarga archivos compartidos no es únicamente para no pagar el contenido, sinó que puede haber factores como son las copias de seguridad o la facilidad de acceso al contenido que también hay que tener en cuenta. El tema de la facilidad de acceso parece una tontería, pero es determinante. Es muy fácil acceder a una canción .mp3 a través de internet, que incluso puede estar alojada en un servidor en China o EE.UU. Pero el hecho de que sea fácil, ¿implica que hay que penalizar al usuario? Yo creo que no.

Hay otra cuestión importante desde el punto de vista del márketing (y esto creo que es un hecho cierto) es que la gente que se baja música de internet, se baja más música de la que tenía previsto bajarse. Es decir, me da la sensación de que quién se baja música de internet, siempre se baja más música de la que tenía previsto bajarse por el "ya que estamos... voy a ver qué tal es esta canción o qué tal es otra". Por lo tanto, tampoco se descarta que un usuario que en circunstancias normales no se compraría un disco de un grupo determinado, lo acabe haciendo debido a su capacidad de acceso a los contenidos. Es decir, el perfil de funcionamiento del usuario que se descarga música NO ES ÚNICO... sí, es perjudicial para el autor desde el punto de vista de "me bajo el CD en mp3 para no pagar un duro", pero FAVORECE LA COMPRA DE MÚSICA en el aspecto de que "anda, que grupo más bueno, nunca lo hubiera dicho, voy a comprarme su CD". Con esto quiero decir que la manera de descargar música por internet tiene más de un perfil. Desde el pirata que ni compra ni vende hasta el que se baja el CD que ya tiene en mp3 para una copia de seguridad hasta el que se descarga música aleatoriamente simplemente para descubrir nuevos grupos. Decir, por tanto, que todos los que se bajan música por internet son unos ladrones y unos piratas, es un acto de propanga victimista por parte de las SDAs.

Por último, quisiera comentar el papel de los gobiernos. Es que no entiendo muy bien cómo se puede legislar no a favor del autor, sinó a favor de una sociedad privada que se dedica a proteger los derechos del autor, que son dos cosas muy diferentes. Por otro lado, si el gobierno permite que una sociedad privada recaude dinero público, tampoco entiendo cómo es que no presenta abiertamente a los ciudadanos un informe sobre estas sociedades y lo que es más, saber cuánto recaudan por cada concepto. Que conste que siempre voy a estar al lado de los autores y para que sus obras sean reconocidas tanto artística como económicamente, pero de ahí a montar un monopolio que poco tiene que ver con el autor y su obra en sí, sinó más bien con recaudar todo lo que se pueda en nombre de los autores, pues va un mundo.

En definitiva:

1) No creo que nadie esté en contra ni de los autores ni de sus obras. Y no creo que nadie pretenda de que los autores trabajen gratis.
2) No estoy a favor de regalar nada, pero los propios autores deberían pensar en cambiar su modelo de ingresos. Sí, ya es posible tener tu página web y vender tu música a través de la misma. Para vender tu música no necesitas un CD.
3) Han sido portales como myspace.com quienes han catapultado a diversos grupos que ofrecían GRATIS su música. Ahora publican CD's y dan conciertos. Ejemplo: Arctic Monkeys.
4) Y en definitiva, si se trata de recaudar impuestos, ¿por qué no se crea una SDA gubernamental, de carácter público y que sea transparente para todos? ¿No se acabaría el dilema si la recaudación y reparto de las obras de artistas las gestionaran directamente el estado o los gobiernos autonómicos de un modo transparente? Pienso que sería factible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

code